L a empatía es una cualidad que nos ayuda a respetar el estado de ánimo de los demás y a entender mejor su comportamiento ante determinadas situaciones. Gracias a ella somos capaces de mejorar nuestras relaciones con los demás, pero también de poner freno a nuestras emociones negativas hacia otras personas. ¿Cuáles son las características de una persona empática?

Uno de sus principales rasgos es la seguridad en sí mismo. Conocerse bien y tener conciencia de la propia valía son cualidades que le permiten ser independiente de las opiniones de los demás. Así, puede controlar mejor sus emociones, evitando que otras personas puedan alterar su situación personal. Esto le otorga gran independencia y capacidad de juzgar a los demás con mayor ecuanimidad. Y también le ayuda a evitar el pesimismo, siendo capaz de ver ventajas y oportunidades donde otros no las ven. Para una persona empática el fracaso no existe: es una nueva oportunidad de seguir mejorando, son nuevas experiencias que le permiten crecer y acertar en el futuro.

Su independencia de los demás no le impide, sin embargo, entender las opiniones de otros. No es una persona soberbia que desprecia lo que dicen los demás, sino que es capaz de respetar que otra persona piense de forma distinta. Como muestra de ese respeto por el resto, al expresar sus opiniones lo hace de forma objetiva y educada, no como si estuviera en posesión de la verdad y los demás tuvieran que someterse a sus palabras.

Así, es capaz de trabajar con otros y sacar el máximo partido a ellos. Para una persona empática, trabajar en equipo es una oportunidad de seguir creciendo y aprender de otras personas. Para ella es la posibilidad de compartir conocimientos, así que no tiene problemas en enseñar a los demás lo que conoce. No es una persona egoísta, por lo que disfruta tanto del éxito del equipo como del reconocimiento a otra persona.

En cuanto a su trato con adversarios, sabe identificar entre dos grupos: los agresivos, normalmente soberbios; y los pasivos, que destacan por su victimismo.

Con los primeros, en general trata de evitar el contacto con ellos. Sabe que son gente con una altísima idea de sí mismos, que consideran que los saben todo y los demás son inferiores a ellos. Por tanto, es imposible tratar de discutir algún tema con ellos; solo sería una pérdida de tiempo que un empático prefiere evitar. Y, si por casualidad, una de estas personas trata de pedirle ayuda, sabe diferenciar entre los que de verdad la necesitan y aquellos que solo tratan de evitarse un problema.

En cuanto al segundo grupo, los pasivos que destacan por su pesimismos, una persona empática está dispuesto a ayudarles, siempre y cuando su ayuda sea aprovechada por la otra persona. Trata de conseguir, sobre todo, que el otro sea más independiente y capaz de hacer las cosas por sí mismo. Pero si advierte que este solo quiere aprovecharse y no aprender, entonces una persona empática deja de perder el tiempo con aquellos que no se quieren ayudar a sí mismos.

¿Quieres mejorar tu Inteligencia Emocional?

Recibe, una vez a la semana, un consejo práctico para entrenar tu Inteligencia Emocional.

Leave a Reply

¿Cómo es una persona empática?

6 min

Send this to a friend